Discurso de John Kennedy- Muro de Berlín

19 06 2009

Análisis de documento

Nombre de documento El muro de Berlín
Autor John Kennedy
Contexto Discurso de John Kennedy, Berlín, 11 de junio de 1963
Naturaleza del texto y clasificación Político, público.
Tipo de fuente Primaria
El muro de Berlín.

(…) Hay mucha gente en el mundo que realmente no comprende o dice que no lo comprende cuál es la gran diferencia entre el mundo libre y el mundo comunista. Decidles que vengan a Berlín.

Hay algunos que dicen que el comunismo es el movimiento del futuro. Decidles que vengan a Berlín.

Hay algunos que dicen en Europa y en otras partes “nosotros podemos trabajar con los comunistas”. Decidles que vengan a Berlín.

Y hay algunos pocos que dicen que es verdad que el comunismo es un sistema diabólico pero que permite un progreso económico. Decidles que vengan a Berlín.

… nosotros no tenernos que poner un muro para mantener a nuestro pueblo, para prevenir que ellos nos dejen… … Mientras el muro es la más obvia y viva demostración del fracaso del sistema comunista, todo el mundo puede ver que no tenemos ninguna satisfacción en ello, para nosotros, como ha dicho el Alcalde, es una ofensa no solo contra la historia, sino también una ofensa contra la humanidad, separando familias, dividiendo maridos y esposas y hermanos y hermanas y dividiendo a la gente que quiere vivir unida.

¿Cuál es la verdad de esta ciudad de Alemania? La paz real en Europa nunca puede estar asegurada mientras a un alemán de cada cuatro se le niega el elemental derecho de ser un hombre libre, y que pueda elegir un camino libre.

Discurso de John Kennedy, Berlín, 11 de junio de 1963

Este discurso Expresado por John Kennedy demuestra el desprecio y censura hacia el mundo comunista. Para ello, toma como argumento principal la situación de la ciudad de Berlín y la construcción del muro.

Al criticar todas las falencias de este sistema, se refiere a la ciudad de Berlín, como un claro ejemplo del fracaso del socialismo, haciendo énfasis en la libertad y la democracia que no poseen, teniendo que recurrir a un muro para evitar que su pueblo los deje.

Aprueba la situación de Berlín occidental, que a pesar de encontrarse en el corazón de Berlín oriental se ha logrado sobreponer y mantener con gran vitalidad y fortaleza, sin perder la esperanza.

A tener en cuenta:

El plan de la construcción del Muro de Berlín fue un secreto de estado de la administración de la RDA. El muro fue construido a instancias del Partido Socialista Unificado de Alemania —los trabajos se llevaron a cabo bajo la dirección y la vigilancia de la Volkspolizei y de soldados del Ejército Nacional Popular— contra las declaraciones del Presidente del Consejo de Estado Walter Ulbricht, quien, en una conferencia de prensa internacional que tuvo lugar en Berlín Oriental el 15 de junio de 1961, había contestado a una pregunta de la periodista Annamarie Doherr:

Entiendo su pregunta como que hay hombres en Alemania del Oeste que desearían que movilizáramos a los trabajadores de la construcción de la capital de la RDA para erigir un muro. No conozco la existencia de tales motivaciones, pues los obreros de la construcción de la capital emplean todas sus fuerzas principalmente en la construcción de casas. ¡Nadie tiene la motivación de erigir un muro!

Ulbricht fue, de esa forma, el primero en emplear el concepto muro – dos meses antes de que se construyese.

El Consejo de Ministros de la RDA decidió el 12 de agosto emplear a las fuerzas armadas para ocupar la frontera de Berlín Oeste y construir el Muro.

En la noche del 12 al 13 de agosto de 1961, sin previo aviso se construyó el muro entero, simplemente quedo sin construir el 13 de agosto una pequeña parte fuertemente vigilada por la policía socialista.

Todos los medios de transporte que aún comunicaban ambos Berlines fueron detenidos.

El gobierno de la RDA alegó que era un «muro de protección antifascista» cuyo objetivo era evitar las agresiones occidentales, argumentando que la construcción del muro era consecuencia obligada de la política de Alemania Federal y sus socios de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Adicionalmente, se decía desde la Alemania Oriental que ningún muro hubiera sido necesario si Berlín Occidental no fuera una «espina en el costado de la RDA», como lo había definido su alcalde Willy Brandt, en el sentido de que era un enclave de otro Estado inserto en el corazón de Alemania Oriental.

En el mapa: En el corazón de la Alemania comunista, se encuentra la ciudad de Berlín dividida en la RDA (República Democrática Alemana) y RFA (República Federal Alemana).

About these ads

Acciones

Information

One response

20 06 2009
libealebrije

Excelente post!!!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: